lunes, 13 de octubre de 2008

Siempre escapa...

Escapar. A veces sólo de eso se compone la realidad de uno.
Escapar, a la pobreza, a la angustia, al hambre.
Soñar. Escapar, a la suerte expresa de ser uno más de los condenados al deseo eterno.
Sufrir.
Escapar, a la patada artera, al cazador de talentos, a la envidia suscitada.
Hacer pie.
Escapar a los periodistas, a las preguntas, al comentario malicioso.
Crecer.
Escapar, a los dueños del todo, al disparo certero, al clamor de venganza.
Ser parte.
Escapar de la miseria humana, de los amigos bolsilleros que deja el lastre de la fama.
Ser Uno.
Escapar al poder, a la Iglesia y las reglas de una sociedad unge para derribar.
Ser Uno Solo
Escapar a lo canallada del olvido.
Ser todos.
Escapar a la pequeña feligresía de aduladores complaciente para convertirse en pueblo de una vez y para siempre.

Y está claro que en el arte del escapismo él fue el mejor.
Para dejar en el camino tanto Inglés...
Para no irse nunca de la cancha...
Para evitar la bronca que a veces provocan sus contradicciones...
Para ayudarnos a gambetear por un rato la realidad que nos pesa...

Y está claro que en el arte del Ilusionismo también él fue el mejor...
Para hacernos creer que siempre se puede...
Para llevarnos con su mano hasta una victoria que inconscientemente supo a venganza...
Para sostenernos en los más alto mientras todo se caía a pedazos...

Hoy, a poco que se cumplan 48 años de su nacimiento, sigue escapando al olvido canalla.
Hoy, con trazo indeleble gambetea el paso del tiempo.
Hoy, con el pecho erguido y la frente en alto, tira un centro que el recuerdo eterno espera en el borde del área chica para clavar su nombre en el ángulo de la historia.

Por lo que fue, por lo que es y por lo que será ¡Salú!

1 comentario:

Laucha de Pompeya dijo...

No te preocupes, se felíz
Esta es una pequeña canción que escribí,
tal vez quieras cantarla nota por nota.
No te preocupes, se feliz.

En cada vida tenemos algunos problemas,
pero cuando te preocupas son el doble.
No te preocupes, se feliz ahora.

No hay sitio para apoyar la cabeza,
alguien puede venir y quitarte la cama.

No te preocupes, se feliz.

El dueño del apartamento dice que no has pagado todavía,
que puede que tenga que litigar. No te preocupes se feliz
(mírame a mi, estoy feliz).

No te preocupes, se feliz.
(Te pasaré mi número de teléfono. Cuando estés preocupado, llámame. Te haré feliz).
No te preocupes, se feliz.

Sin dinero, sin estilo, sin chica para hacerte sonreír.
Pero no te preocupes, se feliz, porque cuando estés preocupado tu cara se arrugará y eso deprimirá a todo el mundo. Así que no te preocupes, se feliz.

Ahora, es esta la canción que escribí.
Espero que la hayas aprendido nota-por-nota, como un buen niño.
No te preocupes, se feliz.
(Bob Marley)