viernes, 9 de mayo de 2008



Otro viaje inconsciente hacia el deseo
>>crónica prosa poética de Jesús María




De regreso del futuro. Así, uno deambula su lugar, su ciudad, su barrio, aún con esa contractura a cuestas en el corazón, heridos los músculos, los huesos tiesos, los nervios sienes ardientes. La gripe más hermosa. Tatuaje que va muy bien con la nostalgia de ese gusto a poco que tuvo nuestro inconsciente viaje hacia el deseo.

El resfrío mejor.

De dormir en la tierra misma, en la vereda misma por elección y capricho del billete que pidió a gritos sea gastado en ese peregrinar. Lo de uno es por mera convicción = religión y menos mal no somos aquel botija rapado que de la calle fue a parar a la vieja Colonia Berro, allá a la salida de la ruta 8, viejo camino Maldonado del paisito de al lado. Que desde allí también fuimos los unos todos solos y de noche ansiosos a que por fin ¡y cómo! el fuego creciera.

Vuelve uno, del futuro regresa.

Trae fotos caras musa música fotos voz voces una sola voz muchas voces una canción un fueguito y otro y otra canción: para el pibe que borra para el que le da miedo el maldito amor para el de las zapatillas ni que te digo para Limón que lo mataron y ahora matan a Tirofijo canciones para todos nosotros que al fin la puta que somos una monada respetable canción para quién será el cara de tapir gordito bonobon canción para el último vuelo canción para beber de las copas más canción para mirar el ventanal cuando extrañamos canción para cuando nos muramos y en serio ¿cómo será andar solito allá? canción para cantarle a quien aún nos da descargas y para quién nos gusta más que el rock canción para los que se burlan con todos sus lindos dientes intentando tranzar con nuestro sueño canción para los que pedimos temas en la radio canción para los que andamos esa ruta el sábado mientras anochecía canción para los que reventamos los cambios canción para todos los fuegos el mismo una bandera nueva las mismas banderas viejas y nostálgicas banderas que guardan frases en nuestro lado izquierdo el músculo que más se mueve en cada otro inconsciente viaje hacia el deseo

¡Uf! El cráneo los pies la piel : rodando montados a un tren especial en cada nuestro raje en busca de las lluvias que nos mojen de verdá. La certidumbre de saber que el ángel que nos guía es el más tonto que hay, sí, pero si algo sabe es el camino, uno solo, hacia allá. Los unos todos llegamos desde Mendoza, Buenos Aires, San Juan, Montevideo, Córdoba, Pergamino al lugar donde el artista invitado se prometió volver a dejarse llevar por su alma. Él es la carnada para los peces que queremos respirar también del agua.

PR nos sopla brasas en el corazón y no alcanza su caña su tanza para prenderse de ese bello fiero fuego eterno anzuelo. Claro que hay alguien allí y aquí disfrutamos de los placeres que nos quedan sin dañar. ¡uf! y el quilombo del silencio de regreso del futuro, uno solo en su lugar, su ciudad, su barrio,alrededor del reloj de la quietud de las cosas en movimiento.

Corren las gentes / las mujeres nuestras / los padres y hermanos el trabajo / la ocupación de estar desocupados nos corre / como un conejo como haces vos / los libros bang bang pum pum nos vuelan la croqueta un jabón / corre uno corremos y en la radio hablan a doscientos por hora y... y... y sin embargo, en ese movimiento hay tanta inmovilidad que nada sucede, que todo adormece, que nada es comparable con el correr de la sangre por las venas autopistas nuestras llenas cuando regresamos del inconsciente viaje hacia el deseo.

Ni esa otra despedida de dolor dulce... a luz prendida… con los ojos abiertos bien ciegos ¡ja!... nada es tan efímero como cada nuestra misa felicidá de los creyentes / Nada nos apura ni conmueve tanto como reencontrarnos los unos / todos uno solo
...camino a la tan linda Tandil


uno solo /martes de 23 a 25 hs
fm la boca 90.1 mhz
www.fmlaboca.com.ar

2 comentarios:

Ricotero dijo...

Gracias por esa poesía que, a simple vista, simula ser un texto como cualquier otro.
Exquisitas líneas, leerlas fue una copa de lo mejor.
Buena suerte y más que suerte.
Desde Mendoza, Gonzalo.

Anónimo dijo...

Todos los unos solos, todos los corazones lunáticos. Leyendo lo que esribieron ¿como no sentirse así? En Jesus María fuimos uno solo. El Rey no se ha olvidado, que viva el Rey. Hasta el 5 de Julio. Nos acompañamos en Tandil y volvemos a ser uno solo. Un abrazo.

juan, desde Córdoba